memorias

Dejar pasar otro día sin hablar de nuestro efímero encuentro, sería una tortura mental para tanta palabra.

Siempre me pregunté qué pasaría cuándo te viera de nuevo, la verdad me imaginé de todo un poco…menos encontrarme con una gota de orgullo y felicidad.

Nunca orgullo envenenado, sino orgullo por haberte conocido, por haber sido llamada tu amiga.

Me siento feliz por lo aprendido, por verte tranquilo, por querer ser en tu ausencia y saber que después de tanto misterio nuestro reencuentro se cubrió con una linda sonrisa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: