La teoría del segundo piso

Hace tiempo, escribí sobre “El primer Canto”  una reflexión muy personal sobre el deseo real, vivo y guardado de las mujeres por amar. Una interpretación del encanto sellado en palabras sensuales de Cantares salomónicos.

Después de escribirlo, con mis amigas planteamos teorías sobre posibles encuentros con sus hombres y las formas de enamorarse. Una de ellas, me mencionó su convicción en la teoría del balcón…inicialmente, lo confieso, pensé en una damisela antigua parada (sin importar las condiciones climáticas) a la intemperie de una gran casa sin disfrutar  y a la espera de un hombre intrépido mal apodado caballero.

Después de discutir con mis límites dogmáticos y un par de pensamientos, un día cualquiera me senté a su lado y le dije: ¡querida tengo la Teoría del segundo piso! – Enserio – ¿cómo es? … en un par de segundos pude repensar las ideas, ordenarlas sincronizadamente y así quedo la cosa:

Para el amor y la conquista hay mujeres de todos los tipos, a unas les gusta la concina (como a mi) a otras la sala, a otras los patios y en general lugares libres pero siempre formales (diplomáticos para asegurarnos que somos amadas y correspondidas)* .

El balcón, es entonces uno de esos lugares para hacer visible la diplomacia del amor, del gusto…pero también es un lugar retador. Todo balcón está ubicado en un segundo piso, por ende aquel que quiera mirarlo debe alzar la cabeza, eso es una señal de que primero el hombre deberá mirar al cielo…todo por encontrar a la chica.

Ahora, El balcón es un lugar para mujeres astutas y arriesgadas, porque está a la intemperie (no cualquiera tiene la valentía de salir y mostrar su belleza con confianza) es un lugar libre, la mujer puede salir y ventilar su aroma, pero cuando se le antoje puede regresar al interior de la casa…que por lo general es una habitación y francamente no hay lugar más intimo para una mujer que su cama, su closet, su cuarto es ese lugar donde ella puede ser ella y se reconoce íntimamente.

Por otro lado y pensándolo, si un hombre timbra, una puede ir y abrirle la puerta…pero dígame, si la mujer está en el balcón … ¿quién será el aclamado james bond o Bourne que se trepará al mejor estilo del parkour o si usted lo desea al mejor estilo de spiderman o del caballero andante (cada cual tiene su versión) para reconocer que necesita subir hasta alcanzar todo de ella.

Cuando indagué sobre los balcones, me di cuenta que hay de todos los tipos, solamente y por el bien de todas espero que usted no sueñe con balcones estrechos. El caso es que hay un balcón particular…el de un edificio en Nueva York…aquel que quiera subir, francamente tendrá que pasar unas calles altamente transitadas o abandonadas y llenas de basura…si lo pensamos sea cual sea el balcón subirse a un segundo piso siempre tendrá un factor de riesgo…esa altura será siempre para los hombres como el molino para Don Quijote.

Ahora ya puedo descansar con mi amiga, por el deber cumplido y haberle escrito esta bella analogía…espero con todo el amor que a su balcón llegue un hombre realmente forjado de vida y de pasión para subir hasta obtener con ganas y sudor todo de ella.

*Nota: Aclaro que también existen los asesores, las escaleras, los carros, las calles, la luna y las estrellas…pero esos lugares son para hacer informal y más libre aún nuestra diplomacia o nuestra picardía femenina, esos lugares tendrán otra historia y se descubren en pareja.

Anuncios
Etiquetado , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: