Tardes naranjas

Cuando le clamé a la vida que me dejara verte,

Desapareciste y te esfumaste con tus miedos.

Cuando mi mente asimilaba las palabras,

Que cobardemente te desaté  por un teléfono,

La vida te puso en frente mío.

Te miré ridículamente;

Me sentí aguadamente nostálgica

Y  huimos formalmente del dolor de vernos.

Diplomáticamente te refugiaste…

En el salvavidas de tu imagen ante mis amigos.

Me abandonaste a mitad del mar;

Te alejaste ante mis silencios;

Elegantemente  me diste la espalda;

Angustiosamente me clavaste  lentamente tu dolor;

Ariscamente saldaste tus deudas con el tiempo,

Y  me entregaste sin más en las manos de Dios.

Cuántas veces me dijiste que eras mi amigo,

Porque la cuenta perdí…

Cuántas veces te envolví entre mis suspiros,

Para saber que te irías de mi.

Ahora pasas de largo, entre tus notas.

Ahora me culpas de tus inseguridades.

Ahora me dejaste a merced de una guerra.

Entre lágrimas y un par de pulmones

Que van cantando pena y dolor.

Ya no preguntas, ya no contestas,

Pasé del sentimiento al clamor.

Ahora mi querido amigo, no pienses

Que puedo llegar a odiarte

Porque aunque pase el tiempo

Siempre serás mi maestro

Mi canto nocturno, mi cicatriz

Delante de una palabra llamada perdón.

Música Silabera: http://www.youtube.com/watch?feature=endscreen&v=CdDDY5nVA3A&NR=1

“La Silabera”

Fernanda Valdés

Anuncios
Etiquetado , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: